Cobras telefónicas

Queridas futuras adictas al bótox y amigas mías todas, sé que estos últimos quince días han sido muy duros. Sé que han sucedido, han pasado, han acontecido cosas difíciles de digerir y que nadie se esperaba. El cierre de Cazamariposas, el timo de los billetes del tal Avlo (el Ave lowcost) a 5€ o contemplar a tu marido tirado en el sofá con una leve afonía y dos toses y media alargando la mano con los ojos entrecerrados convencido de que es el primer caso de Coronavirus en España y que claramente se está muriendo, son solo algunos de los últimos acontecimientos audiovisuales que no vamos a poder olvidar jamás. Como tampoco el día que Carmen Bazán casi decapita a su amiga con la puerta del maletero de su coche.

Aburrimiento chochil

Queridas amigas con reservas de óvulos en peligro de extinción y amigos con próstatas preatrofiadas, esta semana muchas de vosotras habéis tenido puente… Suertudas todas y malditas las que hayáis predicado vuestros planes y viajes all around the world en Instagram. Hay chochas que no hemos tenido el gusto de actualizar nuestros perfiles sociales con fotos novedosas de campos asilvestrados porque NO HEMOS TENIDO PUENTE. Pero no pasa nada, lo acepto, doy gracias porque mi cuerpo saleroso ha abandonado la cola del Inem y me conformo sin puente. Con un fin de semana de ambiente primaveral dudoso y un festivo en martes con un tiempo más tropical que los monzones asiáticos, me ha dado tiempo hasta de aburrirme.