Crónica de unas Navidades chochas

Bienaventuradas amigas y seguidoras del chochismo. Me complace informaros de que en 2019 vuelven las buenas costumbres: las dietas milagro, los conflictos vecinales con el viejo chocho que me acusa de haberle rallado el coche y me exige hacer un parte, las limpiezas generales del hogar, Kiko Rivera entrando en un reality de Telecinco con una gorra que por cierto tiene mi marido hipster y la cual ya se ha encargado de tirar al contenedor de la humana y sí amigas, este nuestro blog.

Vacaciones chochiles

Amigas con papagayos colgones y amigos con esfínteres sueltos a los que se les caen las ventosidades en cualquier lugar y ocasión. Ha pasado mucho tiempo, lo sé. Mucho más de lo que me hubiera gustado. Esto en realidad iba a ser un parón de 4 semanas para que las estadísticas de este nuestro blog no se hundieran con el calor de agosto y vuestro mood verbenero. Pero al final se ha convertido en una ausencia tan larga como la que protagoniza todos los veranos Ana Rosa Quintana. Ella lo hace para operarse de arriba a abajo y empezar temporada con buena cara. Pero este no es el caso, amigas. Yo no tengo la suerte de la reina de las mañanas ni la de Carmen Borrego sin su papada.