Diario de un confinamiento

Queridas amigas confinadas, han pasado ya 35 días desde que nos encerramos todas en el calor de nuestros hogares. 35 días con sus amaneceres y atardeceres, con sus desayunos, comidas, meriendas y cenas correspondientes por preparar y con sus respectivas 24 horas. 24 horas que multiplicadas por los 35 días que llevamos confinadas hacen un total de 840 diabólicas horas maratonianas que nos hemos visto obligadas a rellenar con un sinfín de actividades ociosas para no perder la cabeza y acabar como Sonia Monroy haciendo taichi, aerobic, ballet y luego acariciando un sillón.