Cuando viajas y eres una chocha

Amigas y conocidas avispadas seguidoras todas del chochismo. Supongo que a estas alturas ya os habréis dado cuenta. Sí, llegada a una cierta edad tienes más pelos en el bigote que firmeza en tus pechos, pero este no es el tema ahora. Sé que habéis notado que este nuestro blog no goza de mucha regularidad últimamente y que la semana pasada no hubo post. No avisé, no dije nada y me quedé tan pancha.

La ansiedad

Os encanta un drama, os encanta un conflicto. Y no os culpo. El chochismo tiene esas cosas… pelearte con alguien es necesario, dar tu humilde opinión sin que te la hayan pedido, aunque pueda generar una hecatombe, es también necesario y comentar la vida, que no criticar, se ha convertido en una necesidad básica, muy por delante a la de comer. Porque os digo otra cosa, una chocha come por comer, come porque toca, porque una chocha nunca tiene hambre. Jamás. Si una chocha como Terelu se come una porra es por ansiedad pura y dura.