Cómo recuperé mi coche robado

Queridas amigas con pequeñas pérdidas de orina al estornudar y amigos con tendencia a las flatulencias involuntarias, controlad vuestros esfínteres durante los próximos 8 minutos. Sentaos, paraos y dejad de hacer lo que estabais haciendo. Éste es, posiblemente, el post más surrealista que vais leer en toda vuestra vida, más surrealista incluso que cuando vimos a Ana Obregón en un capítulo del Equipo A con una pistola y doblada en español por sí misma.

Nueva era chochil

Amigas reinonas todas, tengo que deciros que el desgraciado robo de mi coche con cierre centralizado 100% seguro, elevalunas eléctrico, cámara trasera de aparcamiento y otros tantos avances tecnológicos de última generación, ha supuesto un cambio radical en mi vida. Un cambio tan revolucionario que yo creo que podemos hablar tranquilamente de una nueva era. Sí, lo mismo que cuando se estudia la vida de Van Gogh y se divide su biografía y su obra por etapas, o lo mismo que le sucedió a Palomo Linares cuando abandonó los ruedos para ser pintor y presentó su primera colección llamada muy originalmente «Piel de toro».

Espectáculo eurovisivo

Amantes del jolgorio y del ocio petardo sin filtros, esta semana es especialmente relevante para todos nosotros. Algo muy importante está a punto de suceder. Algo que llevamos un año esperando. Algo que va a cambiar nuestras vidas próximamente y que nos mantendrá enganchados durante varios días. Algo de lo que no podremos dejar de hablar y que afectará a nuestra percepción del universo, modificará nuestros referentes morales e impactará de lleno en nuestro sistema de creencias. Sí amigas, estoy hablando de… EUROVISIÓN.

Aburrimiento chochil

Queridas amigas con reservas de óvulos en peligro de extinción y amigos con próstatas preatrofiadas, esta semana muchas de vosotras habéis tenido puente… Suertudas todas y malditas las que hayáis predicado vuestros planes y viajes all around the world en Instagram. Hay chochas que no hemos tenido el gusto de actualizar nuestros perfiles sociales con fotos novedosas de campos asilvestrados porque NO HEMOS TENIDO PUENTE. Pero no pasa nada, lo acepto, doy gracias porque mi cuerpo saleroso ha abandonado la cola del Inem y me conformo sin puente. Con un fin de semana de ambiente primaveral dudoso y un festivo en martes con un tiempo más tropical que los monzones asiáticos, me ha dado tiempo hasta de aburrirme.